Translate

martes, 28 de febrero de 2012

Historia de una casa

Siempre he pensado que las casas tienen personalidad, algunas incluso creo que hasta tienen alma. Ellas encierran nuestros gustos, nuestras aficciones, nuestras pertenencias, nuestros recuerdos... Entre las cuatro paredes que las componen está, en cierto modo, nuestro mundo y cobijo,  cada rincón está impregnado de nosotros mismos.  Refugio de las inclemencias del exterior, sosiego del ajetreado día.... mi casa.... es mi castillo.
Hace un tiempo tuve una idea, imaginaba una pequeña tienda en la que vendieran de todo, de esas en las que se mezcla aromas, formas y colores, y asimismo que fuera un  hogar. Tenía un pequeño espacio, una ilusión y un compañero que, poco a poco y partiendo de cuatro maderas, dió forma y volumen  a mi sueño. Así nació y creció "Doubfire's grocery", la tienda-vivienda de mi pequeño mundo en Bristol.
                                                                --------------------
Os voy a contar mi historia desde el día en que nací. Mi vida comienza un verano del 1848. Recuerdo un hombre y una mujer ilusionados sobre el prado en el que ahora habito. Hacían planes que entonces yo no entendí, hablaban de futuro, de negocio, que aunque yo no atinaba a descifrar, hicieron que me contagiara de entusiasmo.
En poco tiempo el solar tomó forma, yo me iba impregnando en todas y cada una de sus paredes y les escuchaba cuando me visitaban, ellos ya hablaban de su hogar y así en aquel ir y venir yo fui creciendo.



Amanece en Bristol, los primeros rayos de sol se reflejan en mi escaparate. Me encanta escuchar el canto matutino de los pájaros, siempre ha sido así, solo se ve perturbado por el vociferio del gallo y el chirriar de la bicicleta de Fred Morrison, el cartero.


Alguien ha encendido la luz desde el piso de arriba, será ella sin duda, es tan madrugadora como siempre. Todos los días repone las estanterías de la tienda, no debe faltar de nada, me encanta como huelen la mayoría de las cosas. En mi interior entran muchas personas y no solo se produce un intercambio comercial, también rien, charlan y a veces incluso lloran. Nunca me aburro, conozco a tantos personajes que siempre me distraen!


El otro día la Sra. Fletcher no solo se llevo un paquete de coockies y una docena de huevos, también se llevó las palabras de consuelo de Agnes, Agnes Doubfire, ella es tan amable con todo el mundo. Me gusta tanto escucharla, a veces pienso que es la terapeuta de medio Bristol.


Pronto descenderá las escaleras, un día tras otro la misma rutina, dará la vuelta al cartel que cuelga de mi puerta, la abrirá y se producirá un intercambio de olores, el de mi interior con la bocanada de aire fresco y olor a hierba del exterior.



Como yo me empecé a quedar pequeña me adosaron un cobertizo. Todo el día charlamos sin parar. Hay que ver con lo pequeño que es y todo lo que contiene. Me encanta cuando a Jimmy se le ocurre construir algo y dice: "voy a buscar al cobertizo... allí seguro que lo encuentro". Entonces yo rauda y veloz le digo: "ehh! Jimmy va a visitarte...", "tranquila" me contesta todo orgulloso " seguro que aquí encontrará todo lo que busque, recuerda que yo tengo de todo"


Al otro lado está el establo. Es un poco oscuro y parece muy serio, pero nada de eso. En su interior hay una montaña de heno y me encanta oir como resuena la risa de los pequeños cuando desde la entrada cojen carrerilla y se tiran de cabeza en ella como si fuera una piscina. El establo siempre presume diciendo que Jimmy, Peter y Lucy se lo pasan mejor en su interior que en cualquier otro lado (aunque siempre acaban en la bañera)
Milka y su pequeño se desperezan en su mullido lecho de paja cuando salen los primeros rayos de sol, les encanta salir y beber agua fresca. Al poco entra Agnes  a extraer la leche de su paciente vaca, me gusta como huele a heno y leche recien ordeñada con la que prepara unos quesos deliciosos, dignos de la degustación de cualquier experto que se preste.


Ella sigue la tradición en la elaboración de tan preciado manjar tal lo hacía su familia desde antaño. Estoy segura que tiene su propio secreto y el cobertizo debe saberlo pero nunca me lo dice.


Milka y su pequeño comparten el establo con las ovejas. Ellas son un poquito aburridas siempre con la misma canción: "beeeeee beeeee", pero cuando viene Jimmy a buscarlas cada mañana antes de ir a la escuela, dan un respingo y se agolpan en la puerta. Debe de llevarlas a un sitio muy bonito, yo lo se.
Diviso desde la chimenea que por detrás de la casa de Thomas y Susan hay unos verdes prados con un pasto delicioso, sí, el aire del norte siempre me trae ese aroma.


Las que sí que me ponen un poco nerviosa son las gallinas, no paran!! siempre están de "cháchara", que si "co co" que si "co co co", siempre cuchicheando!!.
Peter y Lucy siempre piden a Agnes que les deje ir a recoger los huevos. Les encanta coger a los pollitos, como bolas amarillas suaves, blanditos y con ese piquito tan escandaloso como pequeño.


Sí, esta soy yo, con mis inseparables amigos a cada lado. Aquí me alzo inmóvil pero con tanta vida interior!
Mis paredes guardan tantos secretos, tantos momentos, tantos recuerdos.........



Todo comenzó un verano de 1850 el día en que inaguraron la tienda, Agnes Doufire y Anthony Malory, toda la vida por delante. Recuerdo que repartieron bollos con chocolate entre todos los vecinos que acudieron a tal evento. Todos se interesaban por lo que estaba expuesto, desde elaboraciones artesanas hasta productos de importación. "Doubfire's grocery" una gran promesa para Bristol.




Alrededor de la mesa ellos planeaban, deliberaban y hacían balance comprobando que su negocio prosperaba cada día más.



Aunque muchos atardeceres yo observaba a Anthony mirando por la ventana al horizonte y mirando una y otra vez aquellos mapas desgastados. Solo Agnes fué capaz de hacer que él enraizara en mi interior y en la tierra en la que yo estaba construida.


Pasó el tiempo y pronto, fruto de su unión, en mi interior se produjo un acontecimiento. Vino al mundo James llenando todos y cada uno de mis rincones con sus risas y ruiditos extraños.


Pero, aunque yo con apariencia imperturbable, el tiempo iba pasando entre todos nosotros. Apenas alguna gotera en mí, los años iban cayendo implacables en ellos.
James creció y maduró y junto a su esposa cruzaron el Atlántico en busca de otro mundo donde ejercieron la medicina hasta el fin de sus días. Y Anthony Malory, un otoño de 1890 sintió que el horizonte cada vez estaría más lejano para él,  así que, cogió su maleta, el último tren y se fué.


Se despidió de Agnes con la promesa de que pronto volverían a estar juntos. Yo entristecí. Ella es como si supiera que tarde o temprano él se iba a marchar, le conocía perfectamente, más que yo.


Nos quedamos mirando como se alejaba, lás lágrimas resbalaban por el rostro de ella. Me hubiera gustado tanto abrazarla y decirle cuanto la quería, pero no puedo, solo soy una cosa; solo puedo darle cobijo y calor y protegerla del aire y la lluvia y darle la promesa que hasta que ella quiera, siempre estaré ahí aferrada a la tierra sin moverme de su lado.


Ella subía a mi buhardilla, tan llena de recuerdos. Se sentaba en la cama de James y cerraba los ojos. Parecía que escuchaba sus risas todavía adheridas a mi pared.


Y miraba y tocaba con suavidad los escritos  y mapas de Anthony con los que había construido ese mundo más allá del horizonte y que ahora se interponía entre los dos. Solo yo era testigo de su soledad, mis paredes se fueron quedando oscuras, como su corazón.
                                                                  ......................



Pero el tiempo fue pasando y supo de la existencia de su nieto más allá de ultramar, Jimmy se llamaba, concentró todas sus fuerzas en traerlo con ella y conmigo.


Recuerdo el día de su llegada, hasta mis tejas repiqueteaban de alegría cuando ese níño entró por primera vez en mi interior. Yo sería testigo silenciosa de sus travesuras, otra vez! era el vivo retrato de James, su padre. Fue como si todas mis ventanas se hubieran abierto  de par en par y hubieran dejado entrar toda la alegría.
Agnes vuelve a sonreir!! solo que a veces sube a la buhardilla y mira el horizonte a través de mi ventana. Yo se muy bien lo que se pregunta:....." ¿dónde estará?..... ¿volverá?"
.................................................................................................................................................................

Esta historia para mí ha sido muy especial. La dedico a una persona a la que nadie ha enseñado las artes de las manualidades ni la carpintería y sin embargo sus dotes artesanas son fuera de lo común. Prueba de ello es la maqueta de trenes que poco a poco construye y que cada vez que veo me hace sentir mi más profunda admiración (lo se, ya recuerdo, se que he prometido fotos hace tiempo).
El es un artista, es mi amigo y compañero, es mi mentor y profesor, él es mi esposo.
Gracias Angel, si ti mi sueño de Bristol no habría sido posible.






22 comentarios:

  1. muy buena historia...! estoy de sorteo, si te apetece...

    ResponderEliminar
  2. la historia como todas hace que me emocione ,que sonria,y lo cuentas tan bien que me quedo con las ganas de que sigas contando .......
    besines

    ResponderEliminar
  3. Jo! Otra historia impresionante! Felicidades, por la historia, por la casa y ¡por tu Ángel!
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Marga que historia mas bonita y enternecedora ,,,me sacas siempre mi lado mas sensible ,cuando las leo ,,felicidades por ser tan buena narradora y por tener ese Angel alrededor tuyo ,,,besosss

    ResponderEliminar
  5. una historia como las que tu haces, sensible, de las que te llegan al corazoncito, la casa es preciosa, vaya tienda hay ahora en bristol, no les faltara de nada, felicidades a ti y sobre todo a tu marido, que si que vi una foto de sus maquetas de tren en el foro , y es cierto que tiene arte por lo poquito que vi, besos a los dos

    ResponderEliminar
  6. Es una historia preciosa gracias por compartirla con todos nosotros, un beso. Yolanda.

    ResponderEliminar
  7. otra historia muy bonita , con un toque un poquito triste pero PRECIOSA , y la dedicatoria es lo mejor de todo , es de las que llegan al corazón.
    Y la casa , es una maravilla , tiene unos detallitos preciosos , tanto por fuera como por dentro.
    Besos Loly

    ResponderEliminar
  8. una histotia preciosa!!!como todas las q hacesy ahora hemos conocido un poco mas a Agnes, siempre me quedo con las ganas de seguir leyendo mas! la tienda es espectacular y estoy deseando ver la maqueta de esa gran persona q comparte tu vida y tu aficion, un beso y sigue haciendome reir y llorar!

    ResponderEliminar
  9. que bonito por dios, si me he emocionado y todo. Te quedó genial la casa-tienda.

    Eres genial.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por esta historia!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Marga , nos encanta como te quedo la casa-tienda, esta preciosa, tiene tantísimos detalles tan bonitos, que no nos cansamos de mirarla. Felicitaciones es una maravilla.
    Vemos que cambiaste tu 1º foto y pusiste ya las dos casas juntas !que bonito queda!.
    el relato, siempre logra emocionarnos, y estamos deseando ver un poquito de la maqueta del tren (nos gustan mucho los trenes). un besin

    ResponderEliminar
  12. Desde luego has conseguido el "alma" de la casa,la personalidad y sobre todo tocarnos esa fibra sensible que nos llena siempre de recuerdos al leer tus relatos!!!!
    La casa-tienda además es una maravilla,te ha quedado preciosa,con su cobertizo,la cuadra y un sinfín de detalles bonitos !!!!!!
    Gracias por regalarnos de nuevo con una de tus preciosas historias!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Me encanta la historia pero sobre todo las palabras tan bonitas con que se nos cuenta. Una historia preciosa y una casa tienda llena de detalles y recuerdos maravillosos.

    Gracias por tus historias!

    ResponderEliminar
  14. Marga de todas las historias que le leído de Bristol, esta es para mí la mas bonita y emotiva. Me ha emocionado. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  15. I'm so happy to find you blog today. I love your work.
    Hugs from Craftland

    ResponderEliminar
  16. La historia realmente preciosa, y las imágenes increíbles me ha gustado mucho. Besos

    ResponderEliminar
  17. ¡Dios mio Marga!!!! Que belleza!! Me fascina absolutamente cada miniatura ÖÖÖ Y que retrasada voy con las historias....Me urge volver a tomar el ritmo!!
    Espero a leerla junto a Fátima ( ;
    Te mando un gran abrazo y un besito
    Flor

    ResponderEliminar
  18. MARGA...QUE PRECIOSIDAD DE HISTORIA...DE FOTOS...DE MUNDO INTERIOR QUE TIENES!!!QUE ALEGRÍA LLEGAR Y VER UNA NUEVA AVENTURA...QUE EMOCIÓN LEER TUS LÍNEAS...NO ABANDONES BRISTOL QUE SERÍA PERDER UN LUGAR MÁGICO DEL CUAL TODAS NOS HEMOS ADUEÑADO CON TANTO CARIÑO...UN ABRAZO ENORME...

    ResponderEliminar
  19. pero bueno,,,,,,, pero buenoooooooo, ERES INCREIBLEEEEEE, como puedes darle vida a una casa y un cobertizo, como haces que nos encariñemos hasta con una casa, siii, madre de dios!!! eres fantastica , y que el cobertizo seguro seguira guardando el secreto de como lo hace, jajajaa y bueno, bueno, MAGNIFICO, una casa con historia, si, pero sobre todo con vida, felicidades, ya nos gano esa tienda el coranzoncito

    ResponderEliminar
  20. Ya decia yo, que no ponias nada nuevo en el blog, que maravillosa historia, que preciosidad de casa, de tienda, de establo de todo vamos, eres incrible, enhorabuena guapisima ya tienes tu casita tienda, un besote corazón.

    ResponderEliminar
  21. ¡¡¡¡¡¡Me gusta, me gusta, me gusta......muchísimoooo!!!!!! Todo tu trabajo es maravilloso, la historia, la casa, las minis, las fotos...todo perfecto. Besos

    ResponderEliminar